*En la actualidad, dijo en entrevista el profesor investigador de la FIME, el 51 por ciento de Latinoamérica tiene cobertura 4G, mientras que el resto todavía emplea la tecnología 2G y 3G.

“El uso cotidiano de la tecnología, con sus diversos dispositivos y la conexión al internet es suficiente para cubrir las necesidades actuales, pero insuficiente en casos de una contingencia como la que vivimos actualmente por la pandemia de COVID-19”, comentó en entrevista el profesor investigador de la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (FIME) de la Universidad de Colima, José Luis Álvarez Flores, quien actualmente estudia el doctorado en Ingeniería y Tecnología Aplicada en la Universidad de Zacatecas.

Como sociedad, dijo, “hemos rebasado el uso de servicios tecnológicos. Esto ocurre porque la tecnología que utilizamos, de transferencia de datos, es limitada en cuestión de usuarios y de tiempo de respuesta de los servidores. Una solución será la tecnología 5G”.

En la actualidad, dijo, el 51 por ciento de Latinoamérica tiene cobertura 4G mientras que el resto todavía emplea la tecnología 2G y 3G. Añadió que, para el año 2025, apenas se alcanzará un 68 por ciento de cobertura, mientras que la tecnología 5G escasamente llegará a dar servicio a un 13 por ciento del territorio.

La brecha tecnológica con otras naciones se vuelve más marcada cuando se ve que en las naciones del norte, Canadá y Estados Unidos, se llega a un 92 por ciento de cobertura con la 4G. Para el 2025, Estados Unidos sólo tendrá tecnología 4G y 5G (4G con el 26% y 5G con el 74% de la cobertura).

En cuanto al tema de si la 5G afecta la salud por las radiofrecuencias que emiten sus antenas, aseguró que eso sólo es “una controversia de desinformación”, y explicó que los diferentes tamaños de antenas, con sus correspondientes alcances en metros o kilómetros, requieren de 0.24 y hasta 50 watts como máximo, mientras que las estaciones de radio transmiten con 5 mil watts o hasta con 10 mil y 50 mil watts de potencia. Además, dijo, un horno de microondas genera 3 mil watts de potencia en promedio, “por lo que una antena de 5G no genera una radiación mayor que la de un horno de microondas”.

José Luis Álvarez Flores es ingeniero en Telecomunicaciones y Electrónica por la Universidad de Colima y especialista en telefonía y redes; tiene estudios de posgrado en el área de redes de comunicaciones e imparte las asignaturas de Circuitos de Radiofrecuencia, Modulación Analógica y Digital, Antenas y Microondas en esta casa de estudios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *