·La situación en Beirut, sigue con escombros por las calles, un ejército de voluntarios, quienes se movilizan desde temprano para seguir la búsqueda de los desaparecidos

Protestas en Beirut / Foto: Reuters

Fuerzas de seguridad libanesas dispararon gas lacrimógeno a manifestantes que arrojaron piedras mientras intentaban llegar al área del Parlamento el sábado en el centro de Beirut al inicio de una protesta por la explosión de esta semana.

Miles de personas llegaron en masa a la plaza principal de la capital del Líbano colgando sogas para que, dijeron, sean ahorcados simbólicamente los funcionarios por la explosión que devastó gran parte de la capital, mató a más de 150 personas y dejó al menos 5 mil heridos.

Protestas en Beirut / Foto: Reuters

La explosión de miles de toneladas de nitrato de amonio almacenadas en el puerto, aparentemente provocada por un incendio, fue la más grande en la historia del Líbano y dejó a cientos de miles de personas sin hogar. Causó daños calculados de entre 10 mil y 15 mil millones de dólares

La clase dirigente, compuesta en su mayoría por antiguos líderes de la época de la guerra civil, es responsabilizada por la corrupción generalizada, la incompetencia y la mala gestión que contribuyeron a la explosión del martes.

En tanto, altos funcionarios de Medio Oriente y Europa comenzaron a llegar a Líbano el sábado como muestra de solidaridad con el país.

En una muestra de la furia de la gente, el presidente del opositor partido cristiano Kataeb dijo que sus tres legisladores han decidido renunciar al Parlamento por la tragedia, que calificó de “desastre”. Sami Gemayel pidió a cada miembro “honorable” del Parlamento que renuncie y trabaje por el “nacimiento de un nuevo Líbano”.

Protestas en Beirut / Foto: Reuters

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *