*En dos reuniones, el rector Eduardo Hernández y funcionarios de la UdeC revisaron los pasos a seguir para lograr una aplicación exitosa del examen de admisión para bachillerato y licenciatura, que será presencial.

Este viernes el rector de la Universidad de Colima, José Eduardo Hernández Nava, presidió dos reuniones de trabajo a distancia con directoras y directores de bachillerato y licenciatura, en las que se detallaron las medidas de seguridad sanitaria y la logística a seguir durante el proceso de admisión 2020, especialmente en la aplicación del examen del CENEVAL, que será presencial para ambos niveles educativos.

La exposición del protocolo para garantizar la salud y seguridad de las y los aspirantes, así como de la comunidad universitaria, estuvo a cargo del Dr. Carlos Eduardo Monroy Galindo, coordinador general de Docencia, quien dijo además que el examen del CENEVAL será presencial porque realizarlo en línea supondría que la totalidad de las y los aspirantes no sólo disponen de un equipo de cómputo de alta capacidad, sino que cuentan también con acceso a internet y con datos para trabajar casi tres horas continuas, y ése no sería un proceso equitativo.

Para guardar la sana distancia y evitar contagios, en esta ocasión, a diferencia de otros años, el examen para cada nivel se aplicará en dos días y con cuatro horarios, dos por la mañana (a las ocho) y dos más por la tarde (a las dos para bachillerato y a las cuatro para licenciatura). El de Educación Media Superior se realizará los días 1 y 2 de septiembre y el de pregrado o licenciatura el 3 y 4 del mismo mes. Los grupos estarán integrados por un máximo de 20 sustentantes y las aulas deberán estar limpias y con ventilación natural, además de que se desinfectarán antes y después de cada examen.

Para lograr esta organización, dijo, en Educación Media se tendrán preparados 234 grupos en todos los campus de la institución, en los que se atenderá a los 5 mil 098 aspirantes, y en Educación Superior habrá 265 grupos para los 5 mil 360 aspirantes. A todos se les pedirá estar mínimo 30 minutos antes, llevar su propio cubrebocas, gel desinfectante, lápices, borrador y sacapuntas, e ingresar a los campus, sin acompañantes, por los filtros sanitarios.

La primera reunión inició a las ocho y media de la mañana y la segunda a las doce horas, y en ambas se les compartió a las y los directores de planteles todos los cuidados que deberán tener para brindar una mejor atención a los sustentantes antes, durante y después del examen. Monroy Galindo habló de tener flexibilidad, hasta donde sea posible, porque lo importante es que las y los aspirantes presenten su examen; “no olviden –insistió–, que este examen se realiza en condiciones especiales y requiere el apoyo y cuidado de todos”.

Durante los días de la aplicación habrá personal médico disponible para cualquier situación que requiera atención. Además, a través del Centro de Desarrollo de la Familia Universitaria (Cedefu), se apoyará a quienes tengan alguna discapacidad.

Se recalcó, sobre todo, que los sustentantes deberán estar al pendiente de su correo electrónico y de la información actualizada en la página del Sistema de Control Escolar de la Universidad de Colima (SICEUC), pues a través de estos dos medios se confirmará la hora y día del examen establecido para cada uno de los aspirantes, así como la sede de aplicación.

En la reunión estuvieron, además de las y los directores de planteles, coordinadores generales, delegados y directores generales, Joel Nino Jr., presidente de la Federación de Estudiantes Colimenses (FEC) y Luis Enrique Zamorano Manríquez, secretario general del Sindicato Único de Trabajadores de la Universidad de Colima (SUTUC).

En sus intervenciones, Joel Nino habló del gran reto que implicará la aplicación del examen, y de que van a presentarse infinidad de situaciones que es imposible anticipar, “por lo que valdría la pena estar preparados para resolverlas. Creo que la necesidad más grande que tienen los padres de familia y los estudiantes son certezas, y en la medida en que la institución diseñe su estrategia enfocada a dar certezas, se disminuirán aquellos puntos que pudieran causar algún sobresalto”. Por último, habló de “tener bien aceitada la capacidad de reacción para ese día” y se dijo dispuesto a colaborar como Federación.

En su turno, Enrique Zamorano dijo que se están viviendo situaciones inéditas a raíz de la pandemia por COVID-19, “pero confío que en esta ocasión, con el trabajo coordinado que hemos llevado a cabo, saldremos avante. Hemos demostrado que tenemos capacidad de reacción asertiva frente a cualquier imprevisto, y es esta capacidad, estoy convencido, la que marcará la diferencia y hará que el proceso de admisión y el inicio del nuevo semestre sean un gran éxito”. También expresó su apoyo a este proceso desde el sindicato.

Para cerrar las reuniones, el rector José Eduardo Hernández agradeció a las y los funcionarios y directivos, especialmente a las directoras y directores de planteles, “por su interés en trabajar de manera conjunta y en unidad, como lo venimos haciendo. Creo que el trabajo de todos ustedes es muy comprometido e intenso desde que inició la pandemia y creo y confío, además, en que vamos a salir adelante con la voluntad, el trabajo y la responsabilidad que siempre nos ha caracterizado”.

Asimismo, pidió la colaboración para que el día del examen las actividades se lleven a cabo de la mejor manera y aminorando al máximo posible el riesgo de contagio. Hernández Nava finalizó diciendo que “la institución ha dispuesto las estrategias, pero es necesario contar con la corresponsabilidad de los jóvenes aspirantes y sus familias para mantener la seguridad y el orden”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *