Foto: REUTERS/Henry Romero

La Secretaría de Salud (SSa) dio a conocer que hasta este sábado 5 de septiembre suman 67,326 muertes y 629,409 casos positivos acumulados de coronavirus en México.

Desde el Palacio Nacional, se informó que hay 709,182 casos negativos y 86,616 sospechosos. Además, hay un total de 1,425,207 personas estudiadas y el 44% de esta cifra han sido positivas.

En el escenario nacional, los casos estimados para esta semana son 664,619 y los casos activos estimados 43,237 (7%). La semana epidemiológica 34 registró 438,754 casos recuperados y 69,057 defunciones estimadas.

Sobre la disponibilidad de camas para hospitalización general, se reportó un total de 30,804, de las cuales 20,546 están disponibles y 10,258 (33%) ocupadas. Nuevo León, con 60%, es el estado con la mayor ocupación.

En cuanto a la disponibilidad de camas con ventilador, para los pacientes graves de COVID-19, hay un total de 10,375, una disponibilidad de 7,376, y una ocupación de 2,999 o el 29%. Aguascalientes es el estado con la mayor ocupación, con un 49%.

Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, informó durante la conferencia vespertina de este viernes que el decremento de casos por COVID-19 en México se estancó hace dos semanas debido a la reapertura de actividades con los semáforos epidemiológicos.

El subsecretario puntualizó que en las semanas 33 y 34 “ya no disminuyó la epidemia”, lo cual considera desconcertante porque “todos quisiéramos que esto ya descendiera hasta que desapareciera la epidemia”.

“Pero retomo una idea que hemos mencionado una y otra vez, una cosa es lo que deseamos y otra cosa es lo que puede ocurrir. Lo que puede ocurrir es que se estanque el descenso de la epidemia, que se limite. ¿Por qué razón? Porque este es un fenómeno complejo que depende de la conducta social”, señaló.

López-Gatell recordó que con los cambios de color del semáforo epidemiológico y la estimación de riesgo se transita de momentos de mayor restricción de la movilidad a liberación de la movilidad.

“Cuando eso ha ocurrido, recuerden que al inicio de esta semana hubo una cantidad importante de entidades federativas, 10, que pasaron de semáforo naranja a semáforo amarillo y liberaron actividades que no estaban abiertas en el semáforo naranja”, dijo.

Por lo tanto, mencionó que “puede ocurrir” y es “esperable”, como ya sucedió con el cambio de color rojo a naranja, que exista una disminución de la velocidad a la que se reducen los contagios. Sin embargo, enfatizó que no se puede mantener a la sociedad “enclaustrada permanentemente”. “Tiene múltiples consecuencias negativas sobre la economía, sociedad, y empleo”, indicó.

«En el manejo de un fenómeno como este se manejan dos crisis: una sanitaria y una económica. Tenemos que cuidar ambos lados porque ambos lados repercuten sobre la salud y la vida de las personas. Son dos bienes públicos a tutelar, cuidar, y resguardar»

El subsecretario destacó que esto puede ocurrir como ha ocurrido en distintas partes del mundo. “En este momento, sólo como un dato, la próxima semana lo presentaremos gráficamente, en países europeos que iniciaron con la epidemia en la última quincena del mes de enero o la primera de febrero hoy hay rebrotes muy importantes”, dijo.

Puntualizó que en la conferencia vespertina del próximo lunes se darán más detalles. Además, mencionó que en algunos casos estos rebrotes son mayores a su primer brote epidémico. “Esto puede pasar en todo momento en un municipio, estado, en el país, o incluso a nivel mundial”, señaló.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *