La Jiribilla | Por Edwin Martínez

Columnista Deportivo

A falta de pan, son buenas las semas…

En estos días ha habido un tema importantísimo que ocupa gran atención en el desarrollo deportivo del país y es que se ha dado a conocer que el antiguo fideicomiso para los atletas de alto rendimiento conocido como Compromiso Integral de México con sus Atletas (CIMA), ahora llamado Fondo para el Deporte de Alto Rendimiento (FODEPAR), que es administrado por la CONADE, podría reestructurarse y reducir apoyos para los deportistas que compiten representando al país.

Vamos por orden, la iniciativa de la bancada de los diputados de MORENA fue destituir 109 fideicomisos, entre ellos el FODEPAR, argumentando que mediante esos mecanismos se desvían gran cantidad de recursos y da origen a que la corrupción no se termine.
El FODEPAR entre otras cosas absorbe el gasto de los salarios de los entrenadores, materiales deportivos e insumos, viajes, hospedaje y alimentación para los deportistas convencionales y paralímpicos, que representen a México en competencias internacionales como Juegos Olímpicos y mundiales de la especialidad.

En el peor de los casos, el apoyo desaparecería y con ello un gran número de atletas de alto rendimiento se quedarían sin sustento alguno para llevar a cabo concentraciones, viajes, viáticos, pero ojo, no en su totalidad, pues el presidente AMLO comentó que los apoyos no se van a terminar, la diferencia es que no habrá ya fideicomiso como tal, si no la entrega de recurso se hará directamente al beneficiado.

Hablando del desarrollo deportivo, que es lo que meramente analizamos, pongamos en la mesa lo siguiente, según un artículo publicado por el medio electrónico “La Razón de México”, a partir de la creación del fideicomiso en 1998 y hasta la fecha, la delegación mexicana ha conseguido 27 preseas olímpicas de las 69 que tiene en su totalidad, casi la mitad desde que México tuvo su primera participación en la máxima justa olímpica de forma oficial en París 1924, es decir casi la mitad en tan sólo 2 décadas, ¿si ha servido el FODEPAR?, le pregunto a usted estimado lector.

Reducir el presupuesto y en el peor de los casos, desaparecerlo, no está bien, véase del lado que se vea, sería atentar contra el progreso y desarrollo del rubro deportivo en el país, frenar de golpe las aspiraciones de muchos jóvenes que buscan destacar en alguna disciplina, que representan constancia y esfuerzo, es tirar a la borda años de dedicación, de preparación, que no se nos olvide señores que estamos a un año de los J.J.O.O. de Tokio.

Muy probablemente hoy se hará oficial la desaparición del FODEPAR, al igual que otros más fondos, incluso ante el comentario de Daniel Aceves Villagrán que lejos de una posible, pero ya casi consumada, desaparición, proponía ampliar el recurso destinado a este sector, que iluso.
La duda prevalece en saber cuál va a ser el mecanismo en que, a palabras de AMLO, se seguirán entregando los apoyos a los deportistas.

Hablamos !!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *